No, no les voy a dar un dólar a los niños que mueren de hambre. Dé usted de mi parte

16 Feb

Encontrar gente que se cree mejor que uno es extremadamente fácil. Mire a su alrededor. El 99% de la gente que ve se cree mejor que usted. A menos que esté en un cuarto con un criminal que acaba de admitir lo horroroso que es, pero si se asoma por la ventana va a ver decenas de personas que se creen correctas y lo mejor: se creen más correctas que los demás.

Siempre están hablando de todo lo que “deberían tener todos”, de justicia social, de ayuda a los que más lo necesitan, el “mínimo vital”. Están llenos de expresiones que escucharon por ahí y repiten cada vez que se encuentran con un cerdo egoísta (como yo). Es como si se sintieran culpables de dormir cada noche en una cama blanda con cobijas de ganso… pero no tanto como para invitar a un indigente a dormir a su cama… o no tanto como para dejar de comer en el restaurante más caro de la ciudad y compartir con los niños que mueren de hambre… y no tanto como para dejar de pagar televisión en High Definition y pagarle el colegio a un niño sin educación.

Aún así, se creen con derecho de decirle a usted que dando un dólar diario (TODOS, dando un dólar diario), podemos erradicar el hambre de África… ¿en serio? si le importa tanto, dé un dólar extra de mi parte… es más, si este mes no se compra el último celular con tecnología que proyecta hologramas, podrá donar más de un dólar a los niños que mueren de hambre.

Y es que no me enfurece que compren su magnifico teléfono móvil que emana el olor del interlocutor, o que duerman en cálidas cobijas rellenas de plumas, o que paguen 80.000 por un plato de pasta con mantequilla. Me molesta que pretendan que todos nos sacrifiquemos por los demás. Me molesta que si tanto quieren ayudar, no se incomoden ellos y pretendan que con comprar un DVD de Live Eight han hecho mucho. Si quieren ser caritativos, ayuden, sacrifíquense y no se pasen la vida sin mover un dedo, creyéndose moralmente superiores por dar un dólar que no les falta. Me molesta que quieran que todos lloremos al ver a los gamines mientras ellos se montan en sus carros, suben los vidrios y se van a descansar a su casa, a darle agua Evian a su perro y pagar 80.000 por un plato de pasta con mantequilla. Yo no me siento culpable cuando compro algo inútil para mí y no quiero que un extraño me recrimine mis gastos. Me cansé de ver a gente que, por aportar 2.000 diarios a visión mundial, se cree mejor que yo. NO. No me da la gana. Esos niños no son mi responsabilidad pero si usted quiere echárselos encima, no se compre el wii. “Pobres niños. No tienen ni dónde dormir. Iré a llorar mientras tomo vino tinto traído de Chile y veo una película sobre la pobreza mundial en mi Blu Ray”. Gracias por la lección de bondad, idiota.

Yo voy a ir a mi casa, escribir basura en mi MacBook, bañarme con agua caliente, dormir en mi colchón y jugar con mis gatos que comen mejor que los gamines ¿algún problema?. Espero que no. Trabajo a diario para gastarme el dinero en cosas que quiero, cosas que necesito y cosas que no necesito ni quiero también… es más… si agarro un par de billetes y los quemo con desdén no es más que mi problema.

One Response to “No, no les voy a dar un dólar a los niños que mueren de hambre. Dé usted de mi parte”

  1. Danchox February 17, 2011 at 15:53 #

    a pues si es la puritica verdá lo que dice, en mi caso ayudo cuando pasan al tiempo las siguientes cosas: cuando puedo, quiero y me acuerdo. Me emputa la gente que se “horroriza” pero no hacen nada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: