De fetos y los úteros que habitan

24 Mar

La semana pasada vi una imagen de un feto ensangrentado y desmembrado. A la imagen la acompañaba un texto que decía algo como “él no tuvo quién lo defendiera”. Esta táctica publicitaria de los grupos antiaborto es idéntica a la que usan los grupos ecofascistas: mostrar imágenes chocantes, no argumentos, imágenes que apelen a lo básico de las personas.

Y es que claro, usted ve un feto ensangrentado y piensa que eso pudo ser un niño, un niño con futuro que nadie defendió y que no le importó a nadie. Pero sí le importan a muchos, esos fetos tienen mucha gente defendiéndolos, gente que no es la dueña de los úteros donde se encuentran.

Es cierto que un niño es dueño de su cuerpo y deben crearse mecanismos para defenderlo si alguien atenta contra esa propiedad suya, así como también una mujer es dueña de su cuerpo y tiene derecho a decidir sobre él. Es su propiedad privada. El conflicto aquí es que estamos hablando de dos individuos con derecho sobre su propiedad cuyos intereses son completamente opuestos… eso si usted quiere pensar que un feto es un individuo, yo dudo que una reunión de células cuente como persona, pero en esa discusión moral-científica no pienso incurrir en este momento.

Habrán quienes quieran defender los derechos del feto sobre la propiedad de su cuerpo y por consecuencia, su vida. Habrán quienes digan que los derechos de la mujer priman porque es un ser completamente desarrollado.

Yo digo: defiendan al feto todo lo que quieran. Defiendanlo, pero si su anfitrión quiere expulsarlo, ese derecho primará y lo hará porque el feto es un parásito. Mientras ese grupo de células no sea más que un parásito no se puede pretender que sus derechos sean más importantes que los del cuerpo que está invadiendo.

Es muy probable que usted no esté de acuerdo conmigo y diga cosas como “si son tan irresponsables de tirar sin condón, entonces que asuman las consecuencias”. ¡Buena esa! usar un niño como castigo. Eso sí sería muy responsable. Aquí puede surgir la posibilidad de dar el chino en adopción pero ¿se  ha puesto a pensar cuántos niños hay ya esperando ser adoptados? nuevamente, muy responsable de su parte querer ese destino para el niño.

Así que le digo, si usted no está de acuerdo, bien. Dedíquese a su útero y no aborte si le aparece una cría no deseada desarrollándose en él. Si usted no tiene útero, no sé de qué se preocupa entonces y respete la propiedad privada y las matrices ajenas.

3 Responses to “De fetos y los úteros que habitan”

  1. Hugo González M. July 19, 2011 at 12:30 #

    Chequea a Walter Block con el “evictionism” Justo habla de éste conflicto.

    • Agnes July 19, 2011 at 15:54 #

      Yo amo a Walter Block. Le echaré ojo al video en cuanto esté en un lugar que no tenga bloqueado Youtube. Gracias🙂.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: