Madrugadas de cerebro que no se calla

16 Aug

Hace unos minutos pensaba que si uno se muere el banco pierde porque se queda sin quien le pague la deuda. Lo pensaba porque imaginaba una conversación con alguien del banco que fuera más o menos así:

Asesor: señora, su cuota es de un millón de pesos y usted únicamente consignó 300.000

Deudor: amigo, aunque me hubiera gustado pagarles un millón de pesos, sólo disponía de 300.000. Actualmente tengo 200.000 en la cuenta y me falta pagar servicios y hacer mercado y aunque es tentador consignarles mis escasos 200.000 pesos, es muy probable que si no tengo con qué comer me muero de hambre y si estoy muerta no puedo pagarles.

Asesor: ———

Y luego no supe qué más seguía en la conversación imaginaria porque mi mente ya estaba pensando en qué chévere sería morirse sin tener que morirse. Algo así como fingir la muerte e iniciar una nueva vida en una isla paradisiaca. Yo siempre pienso en islas para todo.

Si finjo mi muerte ahora que estoy comprometida y tengo gatos tendría que llevármelos a ellos también a mi nueva vida en el mar. Yo me imagino fingiendo muriendo y asistiendo a mi propio funeral. Mi familia sabría que estoy viva, pero tendrían que llorar y hacer de cuenta que me extrañan para no levantar sospechas. Mi futuro esposo tendría que cobrar el cheque de las pensiones y luego diría que se va al mar porque no aguanta la pena de mi ausencia y mientras tanto yo lo espero en la isla a la que habré llegado no sé cómo. Cuando él llegue con los gatos nos dedicaremos a alguna labor sencilla como la explotación de turistas o la pesca. Sería como en la isla de Lost, pero sin el monstruo de humo y los saltos en el tiempo.

En la isla a los gatos se les caería el pelo y poco a poco se irían adaptando a ser gatos caribeños. Yo recuperaría mi peso de tierra caliente y andaría en vestido de baño casi todo el día, jugaríamos Zelda y veríamos South Park con el sonido del mar de fondo, comeríamos cangrejo y tomaríamos limonada de coco. Yo me cambiaría el nombre y para los isleños sería Agnes. A Agnes y a Nicolás los casaría un rasta debajo de una palmera.

Y ya. Lo que tengo es insomnio y el futuro esposo está roncando en la habitación. Él dice que son los pelos de gato que hoy lo están haciendo roncar, pero yo creo que siempre ronca y yo no lo noto porque no siempre tengo insomnio. O sea que no es él que no me deje dormir sino que como yo no puedo dormir, noto la roncadera. Lo importante es que en este momento me mata de la angustia saber que mañana (o ahora más tarde) tengo que trabajar y como no he dormido voy a estar hecha un zombi. Como es de esperarse, esa angustia me estresa más y me produce más insomnio así que es un círculo vicioso de querer dormir y no poder dormir por estar preocupada pensando que hay que dormir. No, no sé si eso que dije tiene sentido, pero supongamos que sí. Y vea, ya son casi las 5 de la mañana ¿ya para qué duermo?

A mi isla en el Caribe sólo le faltaría este monstruo, ser casi desierta y el cast de Lost para ser material de ciencia ficción.

5 Responses to “Madrugadas de cerebro que no se calla”

  1. Chaos August 16, 2012 at 04:59 #

    Hola corazón, creo que parecería loca si te dejó un comentario en cada post porque todas me parecen geniales😉

    Está particularmente cuenta mi más anhelado deseo. Debemos intercambiar ideas Jeje.

    Recientemente estuve hablando con una nena que lo logró hacer en inglaterra. Y pues marica si se puede allá que hay tanta seguridad, hacerlo aca debe ser pan comido! Eso o el insomnio me hace creerme superpoderosa.

    • Agnes August 16, 2012 at 05:10 #

      El insomnio hace estragos. I suck at this. Yo siempre me he preguntado cómo hace uno para fingir su muerte ¿bota un muñeco con su cara por un caño como Homero Simpson? no sé, me causa mucha curiosidad y a esta hora sin mucho que hacer todavía más. Mirá vos… las dos andamos despiertas a esta hora. Yo creo que nos parecemos bastante.

  2. Leonardo López August 16, 2012 at 10:00 #

    Sí se puede y es relativamente fácil y ni siquiera tienes que fingir tu muerte, solo tienes que pagar una cantidad moderada de dinero a un chanchullero que tiene contactos en la registraduría nacional y simplemente te borra de la base de datos, a un amigo se lo ofrecieron pero le dio pecado morirse así.

  3. Ivonne August 25, 2012 at 12:26 #

    hahaha la boda bajo la palmera, amé. Yo quisiera morirme y dejar mis deudas así… pero como al amigo de Leonardo López, me da pecao morirme así. Soy fan de este blog🙂

  4. silver price September 1, 2012 at 07:23 #

    Voy a fumarme un pitillo… sí, ya sé que dije que intentaría dormir. Pero no puedo, es así de simple: No puedo dormir.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: