Archive | February, 2013

Las tetas que no me puse

21 Feb

Yo nací sin teticas. Es decir, sin los genes para que cuando floreciera como adolescente, esas teticas emergieran de mi pecho. A mis 13, todas las compañeras del colegio ya usaban brasier y yo seguía usando camiseta. A mis 13 yo sufría porque quería tetas. ¿Para qué? no sé, para verme normal, verme bonita. Es una cosa natural y no sé por qué, las tetas son bonitas. Los cuerpos con tetas se ven armoniosos y mi cuerpo era un palillo sin nada. Sin gracia. 

Por fortuna, gracias a la ciencia, ya las tetas se pueden aumentar y todo se puede arreglar. También, por fortuna, dirán algunos, las tetas dejaron de importarme y me dediqué a menesteres más profundos…. ehmm… no. Y ese es mi punto. Mi cuerpo está tan mancillado como el de las niñas que decidieron ponerse tetas y mi cuerpo está tan lleno de cosas artificiales como el de ellas. El de ellas tiene silicona y el mío tiene tinta, pero en el fondo es lo mismo: ajustes que uno se hace por vanidad, porque es el cuerpo propio y uno decide qué meterle y qué sacarle.

Esta comparación con los tatuajes la hago porque es lo que tengo y es mi forma de decir que si a uno realmente no le importara cómo se ve y cómo lo ven, andaría entre cualquier costal, en la bata de gordo de Homero o sin ropa. O en vestido de baño. O en calzones.

¿Qué es lo que nos molesta de las tetas? ¿de las tetas de silicona? ¿la cosificación de la mujer? ¿lo de ver a las viejas como objetos de deseo? ¿no es ese uno de los objetivos de los individuos? ¿ser sexualmente atractivos? ¿qué tienen de malo los objetos de deseo? ¿y por los hombres cosificados quién se queja? ¿quién los defiende a ellos? ¿no es parte de la igualdad que se reclama que tanto mujeres como hombres puedan ser cosificados sin que esto sea censurable? ¿o es que cuando busco fotos de Robert Downey Jr. lo estoy admirando por su increíble inteligencia? ¿o morbosearle la barba a Hugh Laurie es más elevado que verle las tetas a Scarlett Johansson?

¿O nos molesta, acaso, la existencia de mujeres que saben que su cuerpo vende y lo explotan? ¿nos molesta que ellas decidan sobre su cuerpo y decidan que es mercancía? ¿o nos molesta que no tengan las mismas prioridades que nosotros? porque al final todo se reduce a las prioridades y a las elecciones personales. A lo que cada uno valora y quiere. Yo por ejemplo quiero un brazo extensible que alcance cosas y tal vez unas piernas de metal que no se cansen. Yo quiero mis partes androides, ellas quieren sus partes plásticas y al final todos, de alguna manera, nos modificamos.

Image

Con mis piernas de metal podría competir en los juegos olímpicos. Aunque no mataría a mi esposo.