Archive | Personal RSS feed for this section

Adiós Colombia, and thanks for all the fish

24 Nov

2016 ha sido un año raro para el mundo, para Colombia y para mí. En una semana ya estaré desempacada en el Reino Unido y me habré despedido de todo lo que ha sido mi vida en este país. Llevo casi un año despidiéndome, la verdad. Desde que se tomó la decisión de que el siguiente paso era pedirle la visa al Gobierno del Reino Unido.

Mi vida viene cambiando y dando tumbos desde 2015. Desde la estancia en el hospital psiquátrico, desde el divorcio, desde la muerte de Aníbal, desde la visita de Gareth. Todo ha sido muy raro y he pasado por todas las emociones posibles. He llorado mucho y he reído un montón. Este año cambié de trabajo y me fui para Bogotá con poco más que la cama y la ropa y ahora me voy para el Reino Unido con poco más que la ropa (muy muy poco más: un dalek de juguete, un Bender, el Kindle y el MacBook). Y a empezar otra vez, será. Lo bueno es que no le tengo miedo a los nuevos comienzos. Sé que pueden ser fracasos o éxitos y no me importa. Sé que voy sin nada y no le temo. Voy con expectativas y esperanza. Voy dispuesta a trabajar, como siempre.

Me voy, pero no lo hago pensando que Colombia es un país de mierda y que me tengo que largar para prosperar. Yo no tengo más que agradecimientos, no para el país en el que nací (porque un país no hace nada por nadie y no me voy a poner con nacionalismos chimbos a estas alturas de la vida), sino para la gente con la que me he encontrado en la vida y me ha ayudado a ser quien soy. Empezando por mis padres, por supuesto, y por mi hermana, que ha sido apoyo y drama en muchas circunstancias. También mis grandes amigos de tantas ciudades de Colombia: Cali, Palmira, Bogotá, Tumaco, Manizales, Pereira, Medellín…

No sé qué cosas me esperan al otro lado del Atlántico. Por lo pronto sé que me espera un concierto de Radiohead en julio y eso es importante. También sé que en la primera semana que esté allá voy a ver Animales Fantásticos y Doctor Strange y que en diciembre voy a ver Rogue One. También sé que en algún momento (probablemente después de Navidad) iré a Londres unos días. Sé que voy a un invierno muy frío y que tengo miedo de que me dé frostbite y pierda las orejas y la nariz (y no tengo orejeras ni buenos guantes). Sé nimiedades, pero el panorama es incierto. Lo que llaman THE BIG PICTURE, me imagino. Es algo que en el fondo me encanta porque todo puede pasar. Puede que un día esté tomando té en el antejardín y llegue el Doctor en una TARDIS para llevarme a ver el tiempo y el espacio y entonces, como Rory y Amy, me voy a llevar a Gareth hasta que unos ángeles llorones nos manden al pasado. Puede que trabaje en publicidad otra vez o puede que me vuelva profesora. O puede que me vuelva traductora. No lo sé y ya veremos.

2016 termina bien y con una puerta inmensa abierta a que el 2017 sea un año de sorpresas (buenas, espero).

Me voy optimista, pero con el corazón arrugado de dejar a la familia, eso sí. Aunque sé que ellos van a estar bien y seguirán siendo felices. Y bueno, existen Skype y FaceTime. Las relaciones a larga distancia no son solo románticas.

Les dejo esta canción que mi mamá le cantaba a mi tío cuando se fue para Londres hace más de 30 años y ahora toca que me la canten a mí.

tardis-doctor-who

Me voy al Reino Unido a esperar la TARDIS.

Dear Diary

9 Jul

Today I am writing this in English and the reason is very simple: I don’t want my parents to worry about me. I don’t want them to think there is something wrong. But there is.

 

Truth be told, I’ve been depressed for a while now. I’m already used to having ups and downs but this time down isn’t going up and it feels like I have to drag myself to do the usual daily tasks. I drag myself from bed, I drag myself to work, I drag myself home again and so on. I try to put a smile on my face and laugh because I believe that maybe I can fool myself into feeling good but it hasn’t been possible. I try hard to fool myself but I guess I’m not that stupid.

 

And yes, I know depression lies, I know there is a bright world outside my dark mind and I know nothing horrible is going on and yet I can’t find reasons to be joyful, happy or even relaxed. I’ve read that my new anti-seizure meds can cause depression, hallucinations and more side effects and currently I really hope it’s that and not that Prozac stopped working for me. I need to go to the doctor, I know, but I’ve been too much to the doctor lately (with my brain aneurysm and all that I had to live last year). I think I probably need a shrink, but I need the neurologist first and it sucks to think about so many doctor appointments I need to get just to fix a little switch in my brain.

 

My brain is all fucked up. I guess it has always been like that and I’ve managed to live with it. It’s not like I’m going to flirt with suicide. I don’t want to kill myself; I just want to stop living. So that’s exactly how I feel right now: without any will to live. Without hope and it also drives me mad because there is no reason to be hopeless. I have a beautiful marriage, awesome parents, three cute cats, a nice job, videogames and books and still life doesn’t seem worth living.

 

Maybe that is what gets me angry the most: my inability to shake this depression away with all the good things I have. I don’t want to seem ungrateful, but I am. I don’t even know whom should I be thankful to because I don’t believe in God, but at least I should be able to be grateful to the people that stand by my side everyday. I guess this too shall pass, like so many depression periods before this one and many ones that will come. Rationally I KNOW the world is not bad and I KNOW this is just the lack of serotonin talking, but emotionally FEELS a little bit different. It feels like a tunnel with no way out. A tunnel that you walk and just takes you deeper and deeper into some unknown darkness. Like a bottomless pit that you know can’t possibly be bottomless, but totally feels like it. You just want to reach the bottom and find a way out but instead you keep falling and falling. This sucks. Stupid bottomless pit. Stupid dark tunnel.

 

Writing this is a way to let my feelings out so that they don’t drown me. I’m not looking for help or trying to get attention. I just wanted to post this so that maybe by letting words come out I can feel the brightness come in again.

El civismo como excusa para el camorrerismo*

14 Mar

*Camorrerismo no es una palabra de verdad, pero supongamos por hoy, por este texto, que lo es.

Dicen que Cali es una ciudad más cívica, más amable, más alegre que Bogotá. En algunas cosas tendrán razón y ahora viviendo acá puedo decir que me siento feliz, pero es más por la cercanía a mi familia y por mi manía de escapar de ciudades y de cosas que me da cada tanto. Como cuando me fui a vivir a Tumaco, luego volví de Tumaco y entonces me fui para Bogotá.

Dicen que la alegría del caleño es contagiosa y que son extrovertidos. Puedo dar fe de que lo son y no sé si eso me gusta o no. A veces siento que me molesta porque siento que la gente no guarda sus distancias personales como debería. Siento que me habla más gente de la que quisiera que me hablara y me veo obligada a ser amable, porque a pesar de ser huraña, no quiero ser mala gente y siempre respondo con sonrisas. Así volvemos a lo del civismo. Dicen que son más cívicos y que la gente en el MIO empuja menos que en Transmilenio, que la gente no da codazos y se no se cuela en la fila y pasa que cuando alguien se va a colar, en lugar de recibir la fría indiferencia bogotana, lo que recibe son silbidos y ruido. Bulla de todos los demás que se quejan y ridiculizan al colado. Muy bien, dirán algunos, pero estos días me he preguntado si ese civismo no es, tal vez, una excusa para armar camorra y para caerle encima a alguien. Porque es así, uno ve a la gente en la fila, luego ve que unos empiezan a gritarle al colado y en segundos son todos, en segundos todos arman alboroto y muchos ni siquiera saben qué pasó. Pudo pasar, por ejemplo, que el colado sólo estuviera buscando información o que no supiera qué estaba haciendo. Pudo ser que con tan solo unas palabras amables del más cercano, el colado encontrara la respuesta que buscaba y la bulla y el ridículo no fueran necesarios.

Ese civismo ruidoso podría ser entonces una farsa. Si fuera verdadero civismo, no tratarían las puertas de las estaciones del sistema de transporte masivo como lo hacen. Son las pretensiones de corrección de todos saliendo al aire a manera de gritos a los demás. Si fuera civismo real se preocuparían más por su propio comportamiento, que por las actitudes ajenas. Andarían buscando la manera de ser mejores personas en vez de andar como vecinas chismosas viendo qué hacen mal los demás para caerles encima como las arpías gritonas que son. Si fueran cívicos de verdad, no se montarían 3 personas en una motocicleta y no zigzaguearían arriesgando sus vidas y las de peatones. Si fueran cívicos de verdad no pulularía la actitud matona de montones de jóvenes que van en sus motos, bicicletas o a pie creyendo que la vía es suya e intimidando a los demás.

No sé si es mejor la actitud bogotana, no estoy aquí para darle soluciones a nadie sino para desahogarme. Quisiera vivir en un lugar con un punto intermedio entre el civismo falso caleño y la indiferencia rabiosa bogotana, pero por lo pronto lo que hago es no amargarme en la calle, hacer catarsis en un blog y buscar no estorbarle al prójimo mientras pueda y mientras me llega la terrible vejez.

Así es el MIO sólo que en lugar de gente, imagínenlo lleno de urracas metidas y fastidiosas.

Así es el MIO sólo que en lugar de gente, imagínenlo lleno de urracas metidas y fastidiosas.

Las tetas que no me puse

21 Feb

Yo nací sin teticas. Es decir, sin los genes para que cuando floreciera como adolescente, esas teticas emergieran de mi pecho. A mis 13, todas las compañeras del colegio ya usaban brasier y yo seguía usando camiseta. A mis 13 yo sufría porque quería tetas. ¿Para qué? no sé, para verme normal, verme bonita. Es una cosa natural y no sé por qué, las tetas son bonitas. Los cuerpos con tetas se ven armoniosos y mi cuerpo era un palillo sin nada. Sin gracia. 

Por fortuna, gracias a la ciencia, ya las tetas se pueden aumentar y todo se puede arreglar. También, por fortuna, dirán algunos, las tetas dejaron de importarme y me dediqué a menesteres más profundos…. ehmm… no. Y ese es mi punto. Mi cuerpo está tan mancillado como el de las niñas que decidieron ponerse tetas y mi cuerpo está tan lleno de cosas artificiales como el de ellas. El de ellas tiene silicona y el mío tiene tinta, pero en el fondo es lo mismo: ajustes que uno se hace por vanidad, porque es el cuerpo propio y uno decide qué meterle y qué sacarle.

Esta comparación con los tatuajes la hago porque es lo que tengo y es mi forma de decir que si a uno realmente no le importara cómo se ve y cómo lo ven, andaría entre cualquier costal, en la bata de gordo de Homero o sin ropa. O en vestido de baño. O en calzones.

¿Qué es lo que nos molesta de las tetas? ¿de las tetas de silicona? ¿la cosificación de la mujer? ¿lo de ver a las viejas como objetos de deseo? ¿no es ese uno de los objetivos de los individuos? ¿ser sexualmente atractivos? ¿qué tienen de malo los objetos de deseo? ¿y por los hombres cosificados quién se queja? ¿quién los defiende a ellos? ¿no es parte de la igualdad que se reclama que tanto mujeres como hombres puedan ser cosificados sin que esto sea censurable? ¿o es que cuando busco fotos de Robert Downey Jr. lo estoy admirando por su increíble inteligencia? ¿o morbosearle la barba a Hugh Laurie es más elevado que verle las tetas a Scarlett Johansson?

¿O nos molesta, acaso, la existencia de mujeres que saben que su cuerpo vende y lo explotan? ¿nos molesta que ellas decidan sobre su cuerpo y decidan que es mercancía? ¿o nos molesta que no tengan las mismas prioridades que nosotros? porque al final todo se reduce a las prioridades y a las elecciones personales. A lo que cada uno valora y quiere. Yo por ejemplo quiero un brazo extensible que alcance cosas y tal vez unas piernas de metal que no se cansen. Yo quiero mis partes androides, ellas quieren sus partes plásticas y al final todos, de alguna manera, nos modificamos.

Image

Con mis piernas de metal podría competir en los juegos olímpicos. Aunque no mataría a mi esposo.

 

Insomnio

12 Dec

Hoy mi cerebro no me quiere dejar dormir. Me habla y me dice muchas cosas en las que no quiero pensar ahora, pero él sí. Me habla del matrimonio, me habla del vestido de novia, me recuerda que no tengo cita en la peluquería y que no sé cómo será el ramo. Me recuerda que no sé qué me voy a poner en el pelo. Me hace parar de la cama para venir a escribir una entrada en un blog a ver si me da sueño.

O sí tengo sueño. No sé. Pienso en ver algo en televisión o en poner una película. Pienso en Nosferatu. Luego pienso en leer a Rushdie o a Agatha Christie. Me imagino la cara de Rushdie y luego me imagino a Nosferatu corriendo con su ataudcito en una plaza vacía. Y no, Rushdie no se parece a Nosferatu y Agatha Christie tampoco. Escucho a la gata comer y me pregunto si tengo hambre. Pienso en los hijos que no tengo en una casa en la que aún no vivo. Pienso en el futuro y en cosas que se definen el próximo año. En cosas en las que para qué pierde uno el tiempo. Pienso otra vez en la boda y en la luna de miel para la que todavía no tenemos nada. Playa. La playa me haría feliz. La playa siempre lo hace a uno feliz ¿por qué no vivo en el mar? el gato está en el cuarto y pide que le abran la puerta porque se despertó y no me encontró ¿qué será de mí cuando se muera el gato? ¿qué será del gato cuando me muera yo? ojalá yo me muera primero. Ojalá yo me muera primero que toda la gente y gatos que quiero.

Nosferatu otra vez. El reloj suena muy duro y ya entiendo por qué Liliana, cuando se queda en la sala, le quita las pilas para que se calle. Es terrible escuchar el tiempo pasar. Uno sabe que el tiempo pasa, pero no lo escucha. El reloj sonando es un fastidio. Hoy tampoco me peiné. Pienso en el tiempo que pasa y luego en mi pelo. Y luego en Héroes del Silencio porque mi cerebro es así de troll.

Nosferatu, Nosferatu, vamos a ver Nosferatu.

Querido diario, esto fue lo que soñé anoche

9 Oct

A veces tengo sueños raros. A veces son simplemente estúpidos y a veces raros y estúpidos, por lo que esto no es más que un “querido diario, la madrugada del 9 de octubre soñé que…”

En el sueño había un paraje con tierra roja y chatarra. Un asesino en serie vivía ahí y despellejaba a sus víctimas. No puedo recordar si yo veía todo desde una perspectiva ajena o estaba allí, como actuando en la película. Una víctima escapó y tampoco recuerdo si yo era ella, pero sí recuerdo sentir angustia mientras ella (o yo) huía por una carretera vacía. Después de escapar, sospechosamente y seguro por traumas, la víctima se convirtió en asesina también. Asesina y prostituta y en este momento ya era menos claro si yo era ella en el sueño.

Pasa el tiempo y asesina y asesino se reencuentran en un cabaret también ubicado en un paraje de tierra roja y chatarra. Cuando se ven, el primer impulso de él es ahorcarla a ella, pero al parecer (y por influencia de la literatura erótica para señoras que he leído) esto la excita y terminan entregados al placer carnal con cuero y látex. Además no olvidemos que es prostituta y lo de asesina en serie asegura compatibilidad con el hombre, así que se enamoran. Ustedes saben que entre parejas de la misma profesión se entienden muy bien, por lo que que asesino con asesina es una mezcla ideal. Si yo fuera asesina, querría que mi novio también lo fuera para que entendiera todos mis problemas laborales.

Es así como este par de asesinos en serie tienen una relación amorosa y viven y trabajan en el cabaret, hasta que por algo que desconozco, él queda mutilado y en silla de ruedas y para comunicarse con las personas utiliza un implemento Stephen Hawkingsesco que transmite sus pensamientos con voz robótica. El pobre hombre queda devastado porque nadie quiere verse como Stephen Hawking sin tener la inteligencia de Stephen Hawking, así que decide suicidarse montándose en un carro (no sé cómo lo hace sin movilidad en las extremidades, pero a esto le llamamos la magia de los sueños) y estrellándolo contra un montón de chatarra. De inmediato se incendia como si todo estuviera rociado por gasolina y la mujer asesina corre al auxilio de su amado. Lo alcanza a sacar con vida aunque quemado y ahí, en medio del horror, se juran amor eterno. Hasta él le propone matrimonio haciéndola abrir la caliente y peligrosa guantera del carro estrellado para sacar un anillo de compromiso. Dios, hasta en mis sueños soy cursi.

Tras el accidente y durante la conmoción del hombre quemado y la propuesta de matrimonio todo el personal del cabaret sale a chismosear o a auxiliar, no sé muy bien, y en ese momento una pareja entra al cabaret a realizar labores de espionaje porque una perrita disfrazada de Hello Kitty, que estaba encerrada en un calabozo, los había contratado para tales fines.

Así terminó todo y yo me quedé con la duda de por qué había una perrita disfrazada de Hello Kitty tratando de espiar un cabaret de mala muerte. Cierro entonces diciendo: querido diario: necesito saber más sobre la perrita. Ojalá vuelva a soñar con ella.

Dios ¡estos perros disfrazados son una realidad! ahora serán parte constante de mis pesadillas.

Love is in the air

14 Sep

Yo no celebro amor y amistad. Nunca lo he hecho y creo que nunca lo haré, pero mi amiga Gabriela hizo un playlist de canciones de amor para Diners y se me ocurrió hacer el mío, aprovechando que estoy enamorada y todas esas ridiculeces que tanta amargura causan, así que aquí está:

At My Most Beautiful – R.E.M.

Esta es mi canción romántica número uno. Me erizo cada vez que la escucho y creo que Michael Stipe logró hacer del verdadero romanticismo una canción con una letra que, aunque corta, lo dice todo. La escucho y me dan hasta ganas de llorar.

Mi parte favorita es esta:

at my most beautiful
I count your eyelashes secretly.
with every one, whisper I love you.
I let you sleep.
I know you’re closed eye watching me,
listening.
I thought I saw a smile.

Joga – Björk

Mi parte favorita de Joga es “all that no one sees /you see / what’s inside of me / every nerve that hurts you heal / deep inside of me”. Nada más qué decir. Belleza absoluta.

Perfect Day – Lou Reed

Linda, linda. Banda sonora de Trainspotting y un poco triste, como todo en Lou Reed. Esta es mi parte favorita:

Just A Perfect Day,
You made me forget myself.
I thought I was Someone else,
someone good.

I’ll Be Your Mirror – The Velvet Underground and Nico

Ya que estamos con Lou Reed, pues sigamos con The Velvet Underground. Un muy querido exnovio me la dedicó una vez y esta es mi parte preferida:

“I find it hard to believe you don’t know / The beauty you are / But if you don’t let me be your eyes / A hand to your darkness, so you won’t be afraid”

I’m Still Here – Kula Shaker

Un amigo me contó que una vez cuando lo dejaron se dedicó a escuchar esta canción una y otra vez y a llorar en posición fetal por el amor perdido. Es una canción de amor, pero de un corazón roto y con esta cierro simplemente pare recordarles que cuando perdemos el amor nos sigue quedando la música y que es bonito hacer de esta vida un drama y ponerle banda sonora. Hace que todo parezca importante. Hace que nosotros parezcamos importantes y hace que sepamos que la frase tonta que dice que es mejor haber amado y perdido que no amar nunca es cierta aunque suene muy estúpida. Alguien debería formularla de una manera menos ridícula, pero no seré yo porque como ya saben, cuando estoy enamorada me vuelvo una bola melosa de caramelo que bota azúcar por los poros.