Archive | Uncategorized RSS feed for this section

Untitled

13 Feb

You carry your demons. You carry your black dog and your dead fish wherever you go.

People who know me know that I use the expression dead fish to talk about my depression. It is because of this and this.

Well, my fish happen to be very dead right now and I don’t know how to deal with that. I don’t know how to solve it, and worse, I don’t feel like I have the strength to do it. I know this is all a lie. I do have the strength and the power, but when you are depressed you feel that way. The trick is to overcome that first phase when you don’t feel like saving yourself. And you have to. We all have to. Because nobody can save us.

Maybe tomorrow will be a better day. Most likely it won’t. But one can only hope, right? And I have hope, which is a good thing. I have hope for my future and the world’s future. I know it will ALL be fine. Someday. And I know I will be happy again and not dead inside. Just… could I sleep until then? That would be one hell of a cool thing for depressed people: Hibernation chambers until they have recovered their strength. You know… until we stop being numb and are ready to face the world again.

Silly ramblings. Sometimes I wonder if I’m not just very weak and can’t deal with things the way everybody does, but then I remember that depression lies and I find some hope in knowing that I will be stronger than the lies in the end. I am alive and I will survive because that’s what my species does. That’s what humans do. We choose life.

Advertisements

Adiós Colombia, and thanks for all the fish

24 Nov

2016 ha sido un año raro para el mundo, para Colombia y para mí. En una semana ya estaré desempacada en el Reino Unido y me habré despedido de todo lo que ha sido mi vida en este país. Llevo casi un año despidiéndome, la verdad. Desde que se tomó la decisión de que el siguiente paso era pedirle la visa al Gobierno del Reino Unido.

Mi vida viene cambiando y dando tumbos desde 2015. Desde la estancia en el hospital psiquátrico, desde el divorcio, desde la muerte de Aníbal, desde la visita de Gareth. Todo ha sido muy raro y he pasado por todas las emociones posibles. He llorado mucho y he reído un montón. Este año cambié de trabajo y me fui para Bogotá con poco más que la cama y la ropa y ahora me voy para el Reino Unido con poco más que la ropa (muy muy poco más: un dalek de juguete, un Bender, el Kindle y el MacBook). Y a empezar otra vez, será. Lo bueno es que no le tengo miedo a los nuevos comienzos. Sé que pueden ser fracasos o éxitos y no me importa. Sé que voy sin nada y no le temo. Voy con expectativas y esperanza. Voy dispuesta a trabajar, como siempre.

Me voy, pero no lo hago pensando que Colombia es un país de mierda y que me tengo que largar para prosperar. Yo no tengo más que agradecimientos, no para el país en el que nací (porque un país no hace nada por nadie y no me voy a poner con nacionalismos chimbos a estas alturas de la vida), sino para la gente con la que me he encontrado en la vida y me ha ayudado a ser quien soy. Empezando por mis padres, por supuesto, y por mi hermana, que ha sido apoyo y drama en muchas circunstancias. También mis grandes amigos de tantas ciudades de Colombia: Cali, Palmira, Bogotá, Tumaco, Manizales, Pereira, Medellín…

No sé qué cosas me esperan al otro lado del Atlántico. Por lo pronto sé que me espera un concierto de Radiohead en julio y eso es importante. También sé que en la primera semana que esté allá voy a ver Animales Fantásticos y Doctor Strange y que en diciembre voy a ver Rogue One. También sé que en algún momento (probablemente después de Navidad) iré a Londres unos días. Sé que voy a un invierno muy frío y que tengo miedo de que me dé frostbite y pierda las orejas y la nariz (y no tengo orejeras ni buenos guantes). Sé nimiedades, pero el panorama es incierto. Lo que llaman THE BIG PICTURE, me imagino. Es algo que en el fondo me encanta porque todo puede pasar. Puede que un día esté tomando té en el antejardín y llegue el Doctor en una TARDIS para llevarme a ver el tiempo y el espacio y entonces, como Rory y Amy, me voy a llevar a Gareth hasta que unos ángeles llorones nos manden al pasado. Puede que trabaje en publicidad otra vez o puede que me vuelva profesora. O puede que me vuelva traductora. No lo sé y ya veremos.

2016 termina bien y con una puerta inmensa abierta a que el 2017 sea un año de sorpresas (buenas, espero).

Me voy optimista, pero con el corazón arrugado de dejar a la familia, eso sí. Aunque sé que ellos van a estar bien y seguirán siendo felices. Y bueno, existen Skype y FaceTime. Las relaciones a larga distancia no son solo románticas.

Les dejo esta canción que mi mamá le cantaba a mi tío cuando se fue para Londres hace más de 30 años y ahora toca que me la canten a mí.

tardis-doctor-who

Me voy al Reino Unido a esperar la TARDIS.

Loss.

20 Sep

I told him he could leave. I told him it was ok to go and I asked him to do what would end his pain, even if it meant more pain for me.

And so Aníbal left. Without help. And left me wondering why did this happen to him and what did I do wrong. Why couldn’t I save him or take his pain away. Why couldn’t I feel his pain instead of him so that his last hours were not filled with agony.

We were going to the veterinary to get some help for his pain. He was struggling to breathe and to move and he did so much for me during his 8 years on this planet that I knew he didn’t deserve to suffer. But he died before we got there. When I found out he wasn’t breathing I could only cry and yell and demand an answer from the heavens. An answer from the god I don’t believe in. An answer from any god I don’t believe in. We decided to take him to the country house where he would be buried next to my sister’s dog and so we (my dad, my mum and I) started the painful journey. I kept him in my arms the whole time. I held him close to me. Carefully. With love. Protecting him as if he were still alive. Making sure the bumps on the road wouldn’t bother him. Nothing could bother him anymore, I know, but I decided I was going to keep taking care of his little body even now that it was getting colder and stiffer. I cried the whole time and kept talking to him. Kissed him. Held his paw.

When we got to the country house my dad helped me get out of the car. I walked down and went to my bedroom carrying my little cat with me. My mum gave me a blanket so I put him on the bed and wrapped him. I kept holding him and decided I would keep him close to me until there was no other choice. I sat outside in the corridor waiting for the hole to be dug. Every second was a second closer to goodbye. So I kept holding him and crying and talking. I kept him close to me. His final resting place was ready and I wasn’t ready to let go, but I would never be ready for that, so I walked to his little grave and stood there. My dad offered help to lay him down, but I refused it. It had to be me. I had to be the one who did that. Mine had to be the last hands that touched him. And so they were. I laid him in his grave and covered him completely. And that was goodbye.

Now who’s going to greet me when I get home from work? Who’s going to meow and demand to be loved? Who’s going to purr me to sleep every night? Who will grab my hands with his paws and make me rub his chin? Who’s going to lay on his back and demand to have his belly rubbed?

My cat is gone and this pain is something I had never felt before. I’m bleeding inside, I’m broken, I’m empty and I don’t think this void will ever be filled. He left me alone with the good memories of all we shared together and the times he saved me. We saved each other. Who’s going to save me now? I really hope he’s watching over me.

May I go now?
Do you think the time is right?
May I say good-bye to pain-filled days
and endless lonely nights?
I’ve lived my life and done my best,
an example tried to be.
So can I take that step beyond
and set my spirit free?
I didn’t want to go at first,
I fought with all my might.
But something seems to draw me now
to a warm and loving light.
I want to go. I really do.
It’s difficult to stay.
But I will try as best I can
to live just one more day.
To give you time to care for me
and share your love and fears.
I know you’re sad and afraid,
because I see your tears.
I’ll not be far, I promise that,
and hope you’ll always know
that my spirit will be close to you
wherever you may go.
Thank you so for loving me.
You know I love you, too.
That’s why it’s hard to say good-bye
and end this life with you.
So hold me now just one more time
and let me hear you say,
because you care so much for me,
you’ll let me go today.

Thank you, Gareth, for this poem.

Aníbal

Aníbal

Pérdida y Vacío

20 Sep

Se me fue Aníbal. Se me fue mi gatico. Mi compañero de 8 años. Mi amigo. Mi bebé. Y yo me pregunto qué hice mal y por qué no pude salvarlo. También me pregunto por qué no pude curarle el dolor o hacer que me doliera a mí y no a él en sus últimas horas.

“Aníbal, miamor, si te tienes que ir, hazlo tranquilo. No te quedes aquí por mí. Gracias por todo. Me salvaste tantas veces. Si ya es hora, ya es hora. No sufras más”. Recuerdo lo que dije porque se lo repetí varias veces. Lo hice mientras sostenía su patica en mi mano. Lo hice mientras le acariciaba su carita. Y él se fue. Sin llanto. En el carro cuando lo estábamos llevando al veterinario para que ayudara a terminar su dolor. Se me murió solito y sin ayuda y cuando noté que ya no se movía, que ya no respiraba, sentí que el alma se me iba del cuerpo. Fue mi grito de dolor más sentido y mi pregunta más estúpida “¿por qué?”. Lo abrazaba, su cuerpecito ya sin vida, y me preguntaba “¿por qué?” sin poderme responder. El veterinario le cerró sus ojitos y confirmó lo que ya sabíamos. Llamé a mi mamá y a mi hermana y les lloré mientras lo seguía cargando. No lo solté. Lo seguí cargando con cuidado de no lastimarlo o sacudirlo, aunque ya nada nunca más lo iba a lastimar o a sacudir.

Y nos fuimos para la finca a enterrarlo al lado de Toño, el perrito de mi hermana, que murió hace dos años y medio. Acaricié a Aníbal todo el camino, le lloré encima y mis lágrimas caían sobre él. Lo besé. Le sostuve la patica. Le hablé. Le seguí diciendo cuánto lo amaba y cuán feliz me había hecho durante ocho años. Llegamos a la finca y mi mamá me pasó una cobija. Lo puse en la cama y lo envolví con cuidado. No lo solté. No lo iba a soltar hasta que llegara el momento definitivo de la despedida. Me senté a esperar a que el hueco quedara cavado y con cada segundo que el hueco se hacía más profundo, más fuerte me dolía y más cercana era la hora de decir adiós para siempre. No lo solté. Le lloré y me sequé las lágrimas con la cobija que lo envolvía. Llegó el momento y mi papá me preguntó si me ayudaba a ponerlo en su tumba. No. Tenía que hacerlo yo. No lo iba a soltar hasta no tener que hacerlo. No lo solté. Caminé y lo deposité en su cuna de tierra con cuidado. Siempre con cuidado. Acomodé la cobija sobre él. Le acomodé las orejas y los bigotes. Lo solté. Lo seguí llorando y mis papás me abrazaron. Me sostuvieron en el momento más duro que me ha tocado vivir. Lloraron conmigo.

Me devolví para la casa ayer. Sin Aníbal. Salí con él y llegué sola. Tenía que estar con Arya y Magnolia y acompañarlas a ellas. Hay dos gatas más, pero la casa se siente vacía. La cama está vacía porque él dormía conmigo siempre. Todas las noches me ronroneaba. Me sigo preguntando ¿por qué? y ahora me pregunto quién me va a saludar cuando llegue del trabajo y quién va a lamer las paredes de la ducha cuando salga de bañarme. Quién va a tomar agua usando la pata en lugar de la lengua como los gatos normales. Quién me va a maullar cuando me demore en acariciarlo. Quién me va a agarrar la mano con las patas para que lo sobe debajo de la cabeza y quién se va a echar patas arriba para que le acaricie la panza. Quién va a jugar con su juguete favorito. Quién va a echarse sobre la ropa que me quite por las noches y quién va a saltarme encima de la nada a pedir amor.

Se me fue mi Aníbal y esto duele como nada me ha dolido en la vida. Se me fue mi gatico y ahora solo me quedan los recuerdos que, por fortuna, son los mejores que uno pueda desear. Los recuerdos de 8 años felices en los que él me salvó y yo lo salvé.

Aníbal.

Aníbal.

An open letter to Gareth

13 Aug

It’s your birthday. The usual should be said: happy birthday, have fun, enjoy, eat cake, get lots of presents, get drunk…

I know this is just another date to you and I have tried to explain why it shouldn’t be. It’s silly, maybe, but it is what works for me. People like us struggle every day. Sometimes it’s hard to leave the bed jiand do simple things. Sometimes even eating takes a lot of effort. Sometimes lighting a cigarette is all we feel like doing (or in your case getting coffee and a cig). And that is the struggle. The battle we deal with every single day, so if you ask me for reasons to celebrate your birthday I can give you one big reason: you have managed to stay alive for another year. You have been winning the every day little battles! That should make you feel victorious and give you joy. You should feel proud for an accomplishment that seems easy to everyone but really isn’t to people like us. And just like you and me there are thousands (like the Never Nudes Tobias Fünke represents) and they also need to celebrate their birthdays.

So Gareth, I won’t remind you of the beautiful things you have in your life like your daughter or your gilrfriend. I want to remind you of what you have been doing for 28 years with success. And I want to remind you that you have plans for your life now and the best is yet to come if you keep working for it. I am not saying your fish won’t die (they will keep dying until we find those robotic fish we’ve been looking for), but you will certainly know that it will all pass and it’s just another battle to stay alive. And then we’ll celebrate next year too.

How about getting some of these robo-fish?

How about getting some of these robo-fish?

¿Qué hacer ahora sin el Mundodisco?

13 Mar

Ayer fue un día de terribles noticias para mí: Terry Pratchett, mi escritor favorito murió. Probablemente no debería sentir tristeza porque él ya había manifestado su deseo de morir antes de que el alzheimer lo consumiera por completo. Por lo menos su deseo se cumplió y tuvo una muerte temprana, en su cama, con su gato y rodeado de su familia.

Lo que pasa es que sí me siento triste. Egoístamente triste, debo añadir. Este hombre cambió mi vida con sus libros y me hizo querer escribir como él. Sus palabras tenían sabiduría, diversión, sarcasmo, crítica. Era impredecible y sus personajes se hacían querer. La muerte, que tantas veces pasó por el Mundodisco, ahora se llevó a Terry y me gusta imaginar eso como un encuentro feliz en el que la muerte y su creador se dan la mano y se van hacia donde sea que haya que ir.

Ya no habrá más historias escritas del Mundodisco, pero nos queda la alegría de saber que ese mundo fue creado por una mente brillante que nunca paró de escribir aún tras el diagnóstico de alzheimer. Una mente que, incluso tras su muerte, nos entregará la novela número 41 de Mundodisco y la quinta de Tiffany Aching, mi bruja favorita.

Ya no habrá más Granny Weatherwax, no más Nanny Ogg, no más Greebo. No más Ankh-Morpork, no más Gran A’Tuin, ni cuatro elefantes sobre la tortuga, pero si hay algo que nunca voy a olvidar es que “La Tortuga se Mueve” y esto lo saben hasta los dioses menores.

Adiós Sir Terry Pratchett. No firmaré la petición que circula para pedirle a la muerte que lo devuelva, porque usted no querría eso. Lo voy a extrañar por siempre, pero lo importante es que el Mundodisco que usted creó va a estar ahí para volver a recibirme en Lancre, La Creta o hasta Ankh-Morpork si me siento aventurera. 

The Turtle Moves

The Turtle Moves

Bendita Navidad

2 Jan

Llegó diciembre y se fue diciembre. Mi mes favorito del año porque significa regalos, comida, familia, dinero… regalos, más comida, más familia y a veces más dinero. Y regalos. ¿Ya dije regalos?

Una cosa que año tras año me toca padecer es a los montones de creyentes que me increpan como atea para preguntarme “si no cree en dios ¿por qué celebra Navidad?”. Eso, es para mí, el equivalente de Homero Simpson preguntando “si era tan listo ¿por qué se murió?”. En primer lugar les recuerdo que la Navidad es una fiesta pagana. Que en el antiguo testamento en ningún lugar se menciona fecha del nacimiento de Jesús y que el origen de la festividad se debe a la celebración del solsticio de invierno. No hay Jesús por ningún lado. Por otro lado, fui educada en una familia católica y estudié en colegio católico. No odio a la religión ni a los religiosos. El arte religioso me parece hermoso y agradezco a la iglesia católica por haber permitido nacer dentro de su seno el método científico. Las iglesias me parecen bonitas y su arquitectura es algo muy especial, además de que me he topado con monjas y curas tolerantes y buenas personas a lo largo de mi vida. Mi ateísmo no se debe para nada a un odio hacia la religión católica (lo cual me parecería un motivo muy ridículo y adolescente para ser ateo) sino más bien a que encuentro difícil creer y considerar el catolicismo algo más que mitología.

No todos los ateos nos creemos mejores que los religiosos. Ni más inteligentes. He conocido gente inteligente tanto atea como creyente y lo mismo puedo decir de los imbéciles. Hay imbéciles en todos los bandos. También he conocido gente a la que la religión le hace bien y gente a la que le hace mal. Todo depende del individuo.

Así pues, les digo que yo celebro Navidad. Adoro los festivos religiosos (principalmente porque significan días libres, pero en otra medida porque me gustan las tradiciones como las de Semana Santa. Me parecen algo interesante de ver) y no me derrito si entro a una iglesia o si rezo una novena. Canto villancicos sin el fervor católico pero aprecio mucho diciembre y sus reuniones familiares. Amo ver a mi familia, reunirme con ella y desearles feliz Navidad el 24 a las 12 de la noche como una expresión para manifestar amor y buenos deseos hacia esas personas con las que me une la sangre.

No me pida que no celebre Navidad ni que trabaje los festivos, así como yo no le pido que no celebre Halloween si no cree en brujas. Tampoco creo en ellas y suelo disfrazarme el 31 de octubre. También pido dulces y no soy niña. Más bien seamos menos amargados todos y alegrémonos en fechas que sirven para la unión familiar y para crear nuevos propósitos de vida. Alegrémonos de las tradiciones que, al fin y al cabo, son una importante manifestación de ser humanos.

ah… y feliz año nuevo. Yo sé que no pasa nada realmente del 31 de diciembre al 1 de enero, pero es otra bonita costumbre.